Flora aragonesa‎ > ‎Julio‎ > ‎

Segunda semana de Julio

publicado a la‎(s)‎ 23 nov. 2011 10:51 por Manuel Bernal Galvez   [ actualizado el 23 nov. 2011 10:53 ]
5-Lunes.
Inula crithmoides


De nombre común fenolletes, la Inula crithmoides
nos indica que nos encontramos en terrenos salobres ya que crece en suelos fangosos y salobres de las depresiones endorreicas situadas a baja altitud. El genérico deriva del griego helenion=purgar,
por sus propiedades depurativas.

El específico indica su similitud con Crithmum (el hinojo marino) que derivaría del griego Krithe=cebada, por la semejanza de sus semillas.
Especie plurirregional que está presente en las costas atlánticas y mediterráneas europeas, en Aragón penetra en la Depresión del Ebro, siendo su rango altitudinal entre los 150 a 400 metros.

Planta perenne de hasta noventa centímetros de altura, es la única especie del género leñosa y hojas suculentas –son las hojas que además de sus funciones, puede servir y garantizar al menos el almacenaje temporal de agua-. Tallos erectos, hojas alternas, glabras, carnosas y lineares, con el ápice obtuso. Flores amarillas en capítulos solitarios, semiesféricos, con lígulas exteriores mayores que las tubulares. Fruto en aquenio.



6-Martes.
Centaurium tenuiflorum subsp. tenuiflorum.


La centaura, Centaurium tenuiflorum, debe su nombre genérico al centauro Quirón, ser mitológico estrechamente relacionado con las hierbas
medicinales, el específico hace referencia a la sutileza de sus flores (del latín tenuis=tenue, sutil o delgado y flos=flor). Crece en pastizales terofíticos, en suelos arenosos o arcillosos húmedos, o también en ocasiones sobre sustrato algo salino.

Especie plurirregional holártica, presente en el sur y oeste de Europa, siendo Inglaterra su límite septentrional. En la Península Ibérica tiene su mayor presencia en las costas mediterráneas y cantábricas, en Aragón es rara en todo su territorio, desapareciendo en las zonas más elevadas ya que su rango altitudinal se sitúa entre los 150 y los 1.350 metros.

Esta gentianácea alcanza hasta los treinta y cinco centímetros de altura, tallos erectos y ramificados en la parte superior. La subespecie típica carece de hojas basales, las caulinares son sésiles, opuestas, elípticas y glabras. Inflorescencia en corimbo más o menos compacto, flores tubulares –que tiene forma de tubo- con cinco lóbulos rosados o, en menor frecuencia, blancos y mácula blanca en la base. Fruto en cápsula.



7-Miércoles.
Samolus valerandi


Sin desdeñar los suelos salobres, esta primulácea, Samolus valerandi, gusta de suelos encharcados temporalmente, indiferente al sustrato. En Plinio
aparece que deriva del latín samolus, nombre que los druidas daban a una planta que crece en terrenos húmedos y que tenía propiedades contra las enfermedades de los cerdos y bueyes. Linneo aceptó el nombre del género utilizado por J. Bauhin y Tournefort, pero lo hace derivar de la isla de Samos. El específico está referido a Valérand de Dourez, botánico y cuñado de J. Bauhin.

Especie subcosmopolita, se encuentra extendida por África, Asia y Europa, fue introducida en América. En Aragón está presente por todo su territorio exceptuando las zonas más elevadas, siendo su rango altitudinal entre los 70 y 1.200 metros.

Planta perenne de entre cinco a cincuenta centímetros de altura y tallo erecto. Hojas basales en roseta y las caulinares alternas, todas enteras y obovadas. Inflorescencia en racimo con pequeñas flores pentámeras, de color blanco. Fruto en cápsula urceolada.

8-Jueves.
Sonchus maritimus subsp. aquatilis


Finalizamos por esta semana las especies que no desdeñan el suelo salobre, concretamente con la cerraja de agua, Sonchus marítimus subsp. aquatilis. El nombre genérico deriva del griego sonchus=blando, esponjoso, el específico nos indica donde crece cerca del mar maritimus=marítimo, marino, de mar; y la subespecie deriva del latín aquaticus=acuatico.

Crece en juncales y herbazales con suelo húmedo, a orillas de arroyos, acequias, manantiales o canales de riego, en terrenos calizos sin desdeñar el suelo salobre. Especie mediterránea, está repartida por el suroeste de Europa. En la Península Ibérica se distribuye por el este y en Aragón es más frecuente en la Depresión del Ebro y Sistema Ibérico, siendo rara en las zonas bajas del Pirineo. Su rango altitudinal se sitúa entre los 195 y los 1.340 metros.

Especie que alcanza los ochenta centímetros de altura, perenne y rizomatosa. Hojas basales glaucas, lanceoladas y finamente aserradas, las caulinares de menor tamaño. Inflorescencia en capítulos terminales con flores amarillas. Fruto en aquenio.

9-Viernes.
Erigeron uniflorus


De nuevo volvemos a la montaña, en pastos pedregosos, crestones o rellanos de roquedos e indiferente al sustrato, encontraremos Erigeron
uniflorus en el piso supraforestal. El genérico, establecido por Linneo en 1737 deriva del griego erion=lana y geron=viejo, tal vez por el aspecto que toma el vilano. Es nombre específico nos indica que el tallo termina en una sola flor.

Esta compuesta es una especie boreoalpina, distribuyéndose en Europa por el norte y montañas del centro y sur. En la Península Ibérica está restringida a los Montes Cantábricos y Pirineo, en Aragón es escasa y se distribuye en zonas de alta montaña ya que su rango altitudinal se sitúa entre los 1.850 y los 3.250 metros.

Especie de hasta quince centímetros de altura, con tallos erectos. Hojas espatuladas, enteras y ciliadas. Capítulos terminales con brácteas blanco-lanosas, lígulas externas blancas o lilas pálidas, el disco interno amarillo.

10-Sábado.
Leuzea cynaroides


En herbazales de alta montaña, prados frescos a orillas de arroyos, megaforbios ricos en materia orgánica y en zonas cársticas -el terreno cárstico es un suelo de caliza muy erosionado por el agua de lluvia, que se ha filtrado creando cavidades cuyo techo se acaba hundiendo quedando agujeros abiertos a la superficie-, sobre sustrato calizo podemos encontrar esta especie que se parece a una gran alcachofa, Leuzea cynaroides. A su parecido con al alcachofa (Cynara scolymus) se refiere su nombre específico, el genérico ya vimos que se lo dedicó Candolle a su amigo el naturalista francés, François Joseph-Philippe DeLeuze.


Este endemismo pirenaico se encuentra restringido a una zona que va desde el Roncal hasta el Valle de Arán. En Aragón es una especie rara que se distribuye desde el Bisaurín hasta Castanesa con un rango altitudinal que se sitúa entre los 1.250 y los 2.160 metros.

A diferencia de su congénere (Leuzea confiera) alcanza una talla elevada, que supera el metro de altura. Hojas pinnatipartidas con lóbulos lanceolados y dentados. Capítulos solitarios con brácteas involucrales estrechamente lanceoladas y obscuras.

11-Domingo.
Linum alpinum


Para encontrar este lino en Aragón, Linum alpinum, deberemos desplazarnos a los valles de Ansó o de
Benasque, donde la encontraremos en los pastizales de los claros de bosque de Pino negro, sobre sustrato calizo. Los antiguos ya llamaron Linum a una especie (Linum usitatissimum) del que aprovechaban su tallo para confeccionar telas y su semilla (linaza) para
extraer harina o aceite. El específico indica que crece en los Alpes; en botánica, que crece en el piso alpino.

Especie orófita alpina, se distribuye principalmente por el centro y sur de Europa, en la Península Ibérica se encuentra exclusivamente en los Pirineos, siendo su rango altitudinal entre los 1.700 a los 2.000 metros.

Especie que alcanza una talla de hasta sesenta centímetros de altura, perenne con delgados tallos. Hojas lanceoladas, con pedicelos fructíferos rígidos e inflorescencias laxas. Flores con cinco pétalos de color azul pálido.