Flora aragonesa‎ > ‎

Marzo

La primavera ha llegado, al menos en la Depresión del Ebro, todavía tardará un poco en llegar al Pirineo. Y para celebrarlo se me ha ocurrido la peregrina idea de ir subiendo al blog una planta diaria, como un calendario. Con vuestro permiso y con la finalidad de organizarme mejor iré subiendo árboles, arbustos y plantas que crecen en Aragón, especialmente en la Depresión del Ebro y Pirineo, con periodicidad semanal.

Capturefile: D:\2005-EOS 10D\11-2005\Temple230705\CRW_2617.CRWCaptureSN: 1530503823-8262617.106072Software: C1 PRO for Windows

Los datos científicos están basados en el Atlas de la Flora de Aragón del Instituto Pirenaico de Ecología, en los diferentes tomos de la Flora Ibérica, (proyecto nacido en 1980 impulsado y coordinado por D. Santiago Castroviejo Bolívar, recientemente fallecido) y del blog que mantenemos tres compañeros “Flora de Aragón”, las referencias etimológicas están basadas en las referencias de Flora Ibérica.

Primera semana Marzo

publicado a la‎(s)‎ 8 nov. 2011 12:38 por Manuel Bernal Galvez   [ actualizado el 8 nov. 2011 12:48 ]

1-Lunes.
Prunus dulcis


Como decía, la primavera ha llegado, no puntual como se dice ya que cada año se adelanta o se hace de rogar, caprichosa que es ella. Hay un árbol que la anuncia especialmente, el almendro florece con frenesí a la espera de la visita de alguna abeja que lo polinice.

Este árbol caducifolio fue introducido de Asia central y se cultiva en sus diversas variedades, especialmente en secano. Mas raro es verlo asilvestrado en ribazos, taludes o setos, prefiriendo el suelo calizo.

Esta rosácea, prima de las rosas, de nombre científico: Prunus dulcis, almendro para los amigos y almendrero en Aragón. Muchos de los árboles cultivados por sus frutos, como iremos viendo, son del género prunus, que era el nombre dado por los romanos al ciruelo y dulcis por su sabor dulce y agradable del fruto (mejor no probar las almendras bordes). El almendro se cultiva en casi todo el territorio aragonés, subiendo aproximadamente hasta los 1.300 mts. de altitud.


2-Martes.
Veronica polita 

Si bien podemos considerar al almendro como el heraldo de la primavera; unas semanas antes, si nos fijamos un poco, veremos unas pequeñas plantas que tiñen de azul pequeñas extensiones de terreno. Son las verónicas, y en estas fechas son tres especies las que podemos encontrar con facilidad en la tierra baja.

La Veronica polita, pequeña escrofulariácea de poco más de veinticinco centímetros de altura, con tallos procumbentes – que se arrastran por el suelo sin llegar a arraigar-, ramificados y densamente pelosos. El fruto es peloso, más corto que ancho y con el estilo más largo que la escotadura de la cápsula. Para distinguir las diversas especies de verónicas debemos fijarnos en éstos caracteres además del tamaño de los pedicelos, tipo de hojas, etc...

Especie subscosmopolita, está muy extendida por Europa a excepción del ártico. En Aragón la podemos encontrar en casi todo su territorio, como planta ruderal –crece en ambientes humanizados- gusta de barbechos, huertos, calles, escombreras o en las orlas de bosques, tolerando suelos yesosos.


3-Miércoles.
Veronica persica


Otra de las verónicas que nos acompañan es la Veronica persica. El género Veronica debe su nombre, según unos autores, al nombre que le daban los alemanes a estas plantas y según otros se debería al aspecto de su flor, donde las dos anteras se asemejan a los ojos, dándole un aspecto de rosto recordando a la Vera Icon (del latín verun=verdadero e icon=imagen, retrato), cuando la “Verónica” enjugó el rostro de Cristo en el camino al Calvario, quedando impreso su rostro en el lienzo.



En Aragón se les llaman azuletes, y al igual que casi todas sus hermanas es de corta talla, hasta treinta centímetros. Para distinguirla de la V. polita, veremos que sus pedicelos son mayores, el fruto está fuertemente comprimido y el estilo es mayor que la ancha escotadura. También es planta ruderal e indiferente al sustrato, gustándole los suelos removidos y ricos en materia orgánica, y por ello es fácil localizarla en huertos o campos.

Subcomospolita, especie introducida del suroeste de Asia, ampliamente naturalizada y distribuida por Europa. En Aragón es frecuente en el Prepirineo, siendo más escasa en el Pirineo, donde alcanza los 1.600 mts. de altitud, y más rara en la Depresión del Ebro reapareciendo luego en la Ibérica y el Maestrazgo de Teruel.


4-Jueves.
Veronica hederifolia subsp. hederifolia


Tercera de estas pequeñas plantas, a lo largo del año iremos viendo unas cuantas más, especialmente en el Pirineo. La Veronica hederifolia subsp. hederifolia sube un poco más que las anteriores, llegando a los 1.800 mts.





De entre diez a cuarenta centímetros de talla, al igual que sus hermanas es ruderal y nitrófila, gustándole los campos, cuentas o majadas; siendo frecuente encontrarla en las calles o tapias. El nombre específico se refiere a la semejanza de sus hojas con las de la hiedra (Hedera helix), con 3 o 5 lóbulos, siendo el central de mayor tamaño, largo pedicelo y corola de un azul pálido; cáliz ciliado en los márgenes y con la cápsula subglobosa. En Aragón existe también la subespecie triloba, con hojas tres lóbulos, corolas más azuladas y cálices pubescentes.

En Europa únicamente falta en el Ártico, y en Aragón es frecuente en el Prepirineo siendo más escasa en el Alto Pirineo y Somontanos. En la Depresión del Ebro y en las sierras turolenses está más dispersa.

5-Viernes.

Senecio vulgaris

Otra especie ruderal, para algunos mala hierba, que crece en campos, baldíos, caminos, calles o muros. Con numerosos nombres comunes que hacen referencia a su aspecto: Yerba cana, hierba cana o zuzón. Linneo estableció el género Sencio tomando el nombre del latín senescere=envejecer, por el aspecto que toman los capítulos como cabellos canos en la vejez, y el específico a que es común, ordinaria.

Si el tiempo acompaña, esta compuesta florece durante todo el año. De pequeña talla, crece hasta los treinta centímetros, inconfundible por tener las brácteas suplementarias y casi siempre las principales manchadas de negro. Además carece de lígulas – flor exterior en las compuestas, de aspecto diferente de las interiores - y no tiene pelos glandulosos.

La podemos encontrar desde el nivel del Ebro hasta los 2.100 metros, especie subscosmopolita está muy extendida en toda Europa. Utilizada en la botica tradicional, ya que existe un refrán que dice “Boticario que no conoce el senecio es un necio”.



6-Sábado.
Capsella bursa-pastoris


Primera de las crucíferas, que podemos encontrarnos en flor estos días, muy común y próxima a nuestras viviendas, como buena ruderal y nitrófila la encontraremos en campos, caminos, majadas, huertos, jardines o calles, en montaña crece en pastos frecuentados por ganados o en majadas, indiferente al tipo de sustrato en que crece. Se trata de una especie de hasta cincuenta centímetro de talla, glabra, erecta, algo ramificada y con una roseta basal de hojas. La inflorescencia es un racimo alargado de pequeñas flores blancas.

Su nombre científico hace referencia a la curiosa forma de sus frutos, del latín capsella=cajita, cofrecito, por la forma de sus silículas –fruto más ancho que largo-, byrsa(bursa)=piel, cuero y pastoris=pastor (por la semejanza de sus silículas con el zurrón de pastor o pan y quesillo. Los nombres populares hacen también mención a la forma de su fruto, bolsa de pastor, zurrón de pastor o pan y quesillo.

Sube normalmente hasta los 2.000 metros de altitud, aunque hay referencias de haberla encontrado a los 2.450 metros. Especie subscosmopolita , muy extendida por todo el hemisferio norte y que en Aragón es común en todo su territorio.


7-Domingo.
Diplotaxis erucoides subsp. erucoides


Fiel compañera de olivos y viñas, pues entre ellos crece. Esta crucífera -pétalos en forma de cruz- tiene como nombre vulgar rabaniza blanca y el científico proviene del griego diplóos=doble y taxis=colocación en orden (por la colocación de las semilla en dos filas de cada lóculo de la silicua) y erucoides del latín=referido a la oruga común (Eruca vesicaria) e ides=sufijo que indica parecido.


Considerada como mala hierba, de corola blanca, puede florecer durante todo el año y alcanza los sesenta centímetros de talla. Indiferente al sustrato donde crece, además de entre olivos y viñas, la podemos encontrar en cunetas, márgenes de caminos, huertos, ribazos, calles, alcorques, etc.. como buena especie ruderal, arvense – que crece en terrenos cultivados- y viaria.

Especie mediterránea, se extiende por el sur de Europa y Oeste de Asia. En Aragón es muy frecuente en la Depresión del Ebro y más escasa conforme sube la altitud, llegando a crecer hasta los 1.400 mts.

Segunda semana Marzo

publicado a la‎(s)‎ 8 nov. 2011 12:37 por Manuel Bernal Galvez

8-Lunes.
Tussilago farfara


Conforme avanza la primavera podemos ver florecer a esta compuesta según vamos subiendo en altitud, pues llega hasta los 2.000 metros. Crece en terrenos con poca cubierta vegetal y naturaleza arcillosa o margosa, rehuyendo terrenos muy ácidos, como taludes rezumantes, cunetas, gravas fluviales u orillas de barrancos donde destacan unas flores amarillas, cuyos tallos escamosos de hasta veinte centímetros de altura brotan de un rizoma subterráneo muy ramificado.

Pasada la floración aparecen las hojas, palmeadas y tomentosas –cubiertas por densos pelos que le dan un aspecto blanquecino- por el envés.

Comúnmente se le designa como fárfara o uña de caballo, se ha usado tradicionalmente como expectorante para tratar los catarros, gripe o asma.

Planta lateeurosiberiana –plantas que se extienden por Europa y llegan hasta Siberia, en sentido amplio (late)-, extendida por casi toda Europa, en Aragón es frecuente en el Pirineo, escasa en el Sistema Ibérico y rara en la Depresión del Ebro.



9-Martes.
Helleborus viridis subsp. occidentalis


Ranunculácea y como todas las de su familia, planta tóxica. Alcanza hasta los 50 centímetros de altura, siendo de las primeras especies en florecer, secándose antes de madurar sus frutos. Hojas digitadas con margen serrado, disminuyendo de tamaño conforme suben por el tallo y un ancho pecíolo envainador. Indiferente al sustrato, crece en los claros de bosques: abetales, hayedos o pinares y en pastos más o menos innivados.

Los griegos ya llamaba a estas plantas helleboros=eléboro, y el nombre específico proviene del latín viridis=verde y occidens=caer la tierra, morir, ponerse los astros –significando el occidente, el poniente. El nombre común es Eléboro verde o matapullo.

Es un endemismo del Oeste de Europa, en la Península Ibérica se encuentra en los Pirineos, Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico septentrional y Cordillera Costera Catalana. En Aragón es escasa y únicamente aparece en el Pirineo descendiendo a algunos puntos del Prepirineo como la Peña Montañesa, el Turbón o Canciás.



10-Miércoles.
Helleborus foetidus


Segunda especie de este género que tenemos en Aragón. Más extendida que la H. viridis, es mucho más toxica que ella, incluso lo es por simple contacto como relata el botánico Pío Font Quer, a quien se le adormecieron sus manos tras manipular durante horas ramas de Helleborus foetidus.

Tallos de hasta setenta centímetros de altura, hojas palmeadas y color verde oscuro en rosetas no basales. Inflorescencia en corimbo con flores colgantes, las superiores con brácteas aovadas de color verde claro, lo que la distingue de la H. viridis en la que son lobuladas. También se diferencia de su congénere en que tallos y hojas persisten durante todo el año. Crece sobre sustrato calizo en claros de carrascal, pinar o hayedo, campos abandonados cunetas, gleras, lechos de ramblas o barrancos.

Su nombre específico se refiere al olor fétido que desprende, con numerosos nombres comunes: Eléboro fétido, culebrera, planta de las brujas, matapullo, matarruego, oliarca, pan de broxas, pan de culebra, planta del veneno..... entre otros.

Extendida por el Oeste de Europa y puntualmente en el Norte de Marruecos. En Aragón es común en el Pirineo y frecuente en el Sistema ibérico, sin apenas presencia en la Depresión del Ebro.


11-Jueves.
Erophila verna


Esta pequeña crucífera, apenas alcanza los quince centímetros de talla, florece con los primeros días de primavera. A ello se refiere su nombre genérico, la que ama la primavera, ya que Erophila proviene del griego éaros=primavera y phila=el que ama o es amado. También el nombre específico se refiere a ello, ya que verna indica propio o relativo a la primavera.

Indiferente al sustrato, desde finales de febrero florece en los suelos arenosos poco profundos, caminos, tapias, muros o claros de matorral. Subiendo en la montaña hasta los 2.100 metros de altitud. Especie subscosmopolita, ampliamente extendida por Europa salvo el Ártico, Asia y norte de África. En Aragón es muy frecuente en todo su territorio, excepto en las zonas de alta montaña.

Especie muy polimorfa de la que se han descrito numerosas variedades, con hojas en roseta basal, de espatuladas a abovadas y margen de entero a dentado. Pequeños pétalos blancos bífidos y fruto en silículas



12-Viernes.
Ulmus minor


Otro de los árboles primeros en florecer es el olmo, de nombre científico Ulmus minor. Los latinos ya denominaban ulmus a los olmos y minor=menor, más pequeño. Indiferente al sustrato, forma parte de la vegetación de ribera en las orillas de ríos y arroyos. También se ha plantado en huertos, bordes de carreteras o ribazos, naturalizándose con relativa frecuencia.

Alcanza hasta los 20 metros de altura con ramas finas y forma de la copa muy variable. Las hojas poseen un corto pecíolo hirsuto - cubierto de pelos rígidos y ásperos -, con nervadura de hasta 15 pares de nervios y margen aserrado. Inflorescencia en cimas densas y el fruto es unas samaras - fruto seco, indehiscente, de pocas semillas y pericarpio extendido como un ala- con la semilla colocada en la parte superior, cerca de la escotadura.

Especie mediterránea, en España está ampliamente repartida y en Aragón es frecuente en la Depresión del Ebro y Sistema Ibérico, siendo más escasa en el Pirineo, donde alcanza los 1.700 metros de altitud. Cada vez resultan más raros los olmos autóctonos por su sensibilidad a la grafiosis.



13-Sábado.
Erodium cicutarium


En los lugares abrigados, desde principios de año, podemos ir viendo como florecen los pequeños geranios silvestres. Los que tenemos en nuestras viviendas no provienen de éstos, ya que son originarios de África del Sur y fueron introducidos en el siglo XVIII en Europa.

De los primeros es el alfilerillo de pastor, pico de cigüeña, agujeta o relojetes de nombre científico Erodium cicutarium. Los nombres populares hacen referencia a la forma de pico alargado que tienen sus frutos.

Indiferente al sustrato, aparece con cierta preferencia en sustratos básicos, sin deseñar suelos ricos en yesos o sales. Especie nitrófila y ruderal, crece en caminos, cunetas, alrededores de pueblos, claros de matorral, pastizales secos o sesteaderos de ganado. Subscosmopolita, se encuentra prácticamente en toda Europa, muy extendida en Aragón ya que sube desde el Ebro hasta los 2.030 metros de altitud.

Hierba de porte rastrero con numerosas ramas engrosadas en los nudos, hojas verdes recortadas con unas telillas triangulares en la base y corola con cinco pétalos de violeta-rosado a blanco.

Para distinguir entre Erodium y Geranium, deberemos fijarnos en la forma en que se desprenden los mericarpos –cada uno de los fragmentos en que se descompone el fruto-, si lo hacen hacia arriba curvándose en arco se trata de Geranium, si lo hacen hacia abajo enrollándose el pico se trata de Erodium. Otra diferencia es la nerviación de las hojas, palmeada en Geranium y pinnada en Erodium.


14-Sábado.
Salíx alba


Por esta época son numerosos los sauces que comienzan a despertarse del letargo invernal, este sauce blanco (los latinos denominaban Salíx a los sauces y alba=blanco) no es el primero en florecer pero si de los que más utilidad ha proporcionado al hombre. Desde antiguo se ha usado la cocción de su corteza como febrifuga, ya que contiene salicina, obteniéndose el ácido salícilico y sus derivados como la aspirina, hoy en día obtenido por síntesis química. También se han utilizado sus ramas en cestería.

Es un árbol que puede llegar a alcanzar los 25 metros de altura, con un tronco derecho, de color pardo grisáceo y profundas grietas, ramas erecto-patentes largas y flexibles. Hojas lanceoladas y aserradas.


Como todos los sauces son dioicos - que tiene flores unisexuales dispuestas en dos pies distintos- , apareciendo los amentos- inflorescencia en espiga formada por flores unisexuales, con el eje normalmente largo y sin pedúnculo - antes que las hojas. Las flores masculinas son de color amarillo y las femeninas más verdosas.

Indiferente al sustrato crece en bosques de ribera formando saucedas o mezclado con chopos, otros árboles como sauces o tamarices, y es frecuente en cascajeras fluviales. En áreas frescas puede verse también en los fondos de barrancos, orillas de acequias e incluso sobre roca. Subscosmopolita –especies que viven en casi todos las regiones de la Tierra-, se encuentra en Europa, Asia, Norte de África y naturalizada en Norteamérica. En Aragón llega hasta los 1.500 metros de altitud, siendo frecuente en las zonas montañosas, escaseando en la Depresión del Ebro.

Tercera semana Marzo

publicado a la‎(s)‎ 8 nov. 2011 12:27 por Manuel Bernal Galvez   [ actualizado el 8 nov. 2011 12:28 ]

15-Lunes.
Bellis perennis


Desde finales de febrero en los jardines de nuestras ciudades van asomando unas pequeñas margaritas entre las diversas gramíneas que forman el césped de los jardines, se trata de Bellis perennis.

A esta pequeña compuesta le gustan los terrenos nitrogenados, frescos y pisoteados, como jardines, prados y céspedes urbanos en los pueblos y ciudades, o las majadas, – terreno donde se recoge el ganado para pasar la noche - alrededores de arroyos o manantiales en la montaña donde alcanza los 2.400 metros de altitud.


Planta vivaz, provista de pequeños estolones, con un rizoma cilíndrico que origina una roseta de hojas dentadas, oblongas - alargadas, más largas que anchas-, espatuladas, redondeadas por el extremo y con lámina abruptamente estrechadas en el pecíolo. Directamente del rizoma nacen unos tallos de hasta veinte centímetros de altura, sin hojas, rematados por una cabezuela solitaria formada por flores femeninas en la periferia y hermafroditas en el centro.

Muy extendida en Europa, llega por el norte hasta Dinamarca y por el este hasta Rusia, especie lateeurosiberiana. En España falta en las zonas más áridas, y en Aragón es frecuente en el Pirineo y Sistema Ibérico, escaseando en la Depresión del Ebro.


16-Martes.
Calendula arvensis


Desde lejos se hace notar, la delatan sus capítulos -inflorescencia de flores sésiles sobre un eje muy corto y generalmente más o menos dilatado, que a menudo se hallan rodeados de una envuelta de brácteas. Inflorescencia típica de las compuestas y otras familias como las dipsacáceas- solitarios de amarillos a naranja fuerte, con admiración popularmente se la denomina como maravilla del campo o maravilla silvestre.

Ruderal y arvense, como indica su nombre, crece indiferente al sustrato, siempre que sea algo nitrificado y seco, en cunetas o caminos. No se conoce muy bien su distribución, se la considera como plurirregenional. En Europa se reparte por la región mediterránea y centro de Europa, llegando hasta la costa atlántica. En Aragón, al contrario que la anterior margarita, no sube tanto en altitud – hasta los 1.000 metros-, siendo frecuente en la Depresión del Ebro y escaseando en el Pirineo, Prepirineo y Sistema Ibérico.

Planta hirsuta, de hasta treinta centímetros de altura. Hojas de oblongas a lanceoladas y normalmente con margen entero. Numerosas lígulas, casi dos veces más largas que las brácteas.


17-Miércoles.
Euphorbia peplus


Antes de arrancar las malas hierbas del jardín, si miras con atención, podrás ver esta pequeña euforbia. Es de las primeras en florecer de esta familia, cuyo nombre científico es Euphorbia peplus, que proviene según unos del griego euphorbion=nombre de una lechetrezna – especies que sacan un látex al cortar sus tallos - cactiforme de las montañas de Mauritania y según Dioscórides y Plinio, se refiere a Euforbo=médico del rey Juba II de Mauritania. El nombre específico peplis, en Dioscórides, una lechetrezna anual que con frecuencia nace junto al mar, con hojas redondas como las de la verdolaga, llamada peplion.

Rudeal y arvense, forma parte de pastizales y herbazales creciendo en huertos, calles, jardines, campos o caminos. Especie plurirregional, en Aragón está considerada como rara aunque es más frecuente en áreas húmedas y templadas de baja altitud, apenas supera los 1.200 metros.

Apenas supera los veinte centímetros de talla, en la Depresión del Ebro no supera los ocho centímetros. Sus hojas son obovadas - de forma ovada, pero con la parte ancha hacia el ápice – o suborbiculares, con corto pecíolo y fruto en cápsula con dos alas longitudinales. Antiguamente se la utilizaba por sus efectos purgantes.



18-Jueves.
Fumaria officinalis


De las primeras papaveráceas en florecer, desde mediados de febrero cubren de verde glauco – azulado - los ribazos, también la podemos encontrar en las escombreras, campos, pie de cantiles y gleras, taludes y orlas forestales como buena especie ruderal y arvense. Indiferente al sustrato crece en cualquier tipo de suelo, margoso, salino, yesoso, arenas, conglomerados, guijarros, etc..

Especie subscosmopolita, en Aragón escasea en el Pirineo y Sistema Ibérico, no supera los 1.500 metros de altitud, siendo muy frecuente en la Depresión del Ebro. El nombre científico es Fumaria officinalis, del latín fumaria=fumaria (según Dioscórides se dice fumaria porque su zumo produce en los ojos el mismo efecto que el humo, por efecto del ácido fumárico) y del latín oficina=fábrica, laboratorio – usado en las oficinas de farmacia como medicinal. En la antigüedad se usaba como depurativo y tonificante.

Planta anual -planta que nace de semilla, florece, produce a su vez semillas de sí misma y muere en el curso de un año o de lo que dure el período en que cierra dicho ciclo. Las plantas de alta montaña y las de glera raramente son anuales – de hasta cuarenta centímetros de altura, tallo muy ramificado y bajo, con hojas muy divididas. La inflorescencia en racimos de flores color violeta y sépalos profundamente dentados. Sus frutos son redondeados, truncados y rugosos.


19-Viernes.
Globularia alypum


Hace una semana recorrimos con los compañeros de Asafona la ruta de Jubierre en Monegros, de entre las pocas plantas en flor que encontramos, la corona de fraile era la más llamativa. Sus capítulos azules destacaban entre los matorrales de romero.

De nombre científico Globularia alypum. El género globularia debe su nombre a la forma globosa de su inflorescencia, del latín globulus=glóbulo, bola y aria=sujifo que indica relación.

El específico proviene del griego álypon y del latín alypon=en Dioscórides, una hierba subarbustiva, rojiza, de tallo tenue, flores tiernas y raíz llena de un zumo acre, que crece en las zonas marítimas. Se pensó que era la coronilla de fraile o álipo, pero seguramente era una lechetrezna. Popularmente se la llama coronilla de fraile o cebollada, tocollada en Teruel.

Crece sobre calizas, margas, arcillas, yesos e incluso sobre suelos ricos en sales, formando parte de los matorrales termófilos de romero y coscoja, o en escarpes soleados y erosionados. Especie estenomediterránea, se distribuye por la región mediterránea y Madeira. En Aragón es frecuente de la Depresión del Ebro, especialmente en la zona oriental. En el Prepirineo penetra hasta Peña Montañesa y en el Sistema Ibérico por las cuencas de los ríos Martín, Jalón, Turia o Guadalope.

Se trata de un subarbusto – que la diferencia de las de su especie en Aragón- de poco más de medio metro de altura, muy ramificada, tallos erectos y hojas enteras y mucronadas -punta corta y aguda, solitaria, en el ápice de un órgano-, atenuadas en pecíolo muy corto. Capítulos subsésiles de color azul, con anchas brácteas externas, oblongas y redondeadas en el ápice, de color castaño.


20-Sábado.
Stellaria media


Si el invierno ha sido benigno y todavía no has remudado tus plantas podrás ver tus maceteros cubiertos de una hierba, puede ser Stellaria media. Del latín stella=estrella y el sufijo aria=que indica afinidad, parentesco o parecido, ya que sus flores abiertas parecen una estrella. El específico de media hace referencia al tamaño de sus negras semillas.

Esta cariofiliácea es una mala hierba, ruderal y nitrófila - que requiere suelos ricos en nitrógeno-, además de en jardines, la podemos ver crecer en huertos, caminos, cuevas, sotos o escombreras, indiferente al sustrato y normalmente en ambientes frescos y húmedos.

Especie subscosmopolita, de origen mediterráneo está muy extendida por toda Europa, en Aragón es más frecuente en el Sistema Ibérico y sube hasta casi los 2.000 metros de altitud.

Planta con tallos muy ramificados y rastreros, más o menos densa. Hojas ovadas de color verde mate y las superiores con un pecíolo -rabillo de la hoja que la une con el tallo o la rama- largo. Inflorescencia en cimas poco densas y los pétalos son blancos muy divididos.


21-Domingo.
Salíx caprea


Salix caprea, otro de los sauces que están estos días en flor no siendo infrecuente el verlo florecer con nieve. El nombre específico deriva del latín caprea=corzo, cabra montés, ya que las hojas de esta especie son muy apetecidas por las cabras. Comúnmente se le denomina Sauce cabruno, o salzmorrera, en el Pirineo aragonés.

Sube alto, llegando hasta los 2.230 metros. Indiferente al sustrato, prefiere los suelos frescos y bien drenados en los claros de hayedos, abetales o pinares, gleras semifijadas y orillas de arroyos.

Especie eurosiberiana, se distribuye por Europa y Asia. En Aragón es frecuente en el Alto Pirineo, siendo rara en el Sistema Ibérico y faltando en la Depresión del Ebro.

Este árbol llega a los 7 metros de altura, con unas grandes yemas curvadas en el ápice. Hojas grandes, elípticas de margen entero, glabras en el envés y tomentosas -cubierto de cortos pelos densamente insertos y generalmente ramificados- en el haz, estipulas caducas. Amentos grandes, anteriores a las hojas y en grupos poco numerosos.

Cuarta semana Marzo

publicado a la‎(s)‎ 8 nov. 2011 12:03 por Manuel Bernal Galvez   [ actualizado el 8 nov. 2011 12:17 ]

22-Lunes. 
Salix purpurea
En esta época las riberas de los ríos se tiñen de un rojo vivo que no pasa desapercibido a nuestros ojos. Se trata de Salix purpurea, cuyo nombre específico hace mención al tono rojo que toman sus ramas y flores masculinas. Popularmente se le conoce como sargatillo, sarga, sarguera o mimbrera, siendo muy utilizado en cestería. 

Crece, indiferente al sustrato, sobre gravas o suelos arenosos formando saucedas en las orillas de ríos y arroyos, cascajeras fluviales o fondos de barrancos. Igualmente lo podemos ver junto a fuentes o balsas, incluso en cunetas o taludes, siempre que sean húmedos.

Especie lateeurosiberiana, se distribuye por el norte de África y casi toda Europa excepto la zona Escandinava y norte de Rusia. En la Península Ibérica es más frecuente en el noroeste y en Aragón alcanza casi los dos mil metros de altitud y es frecuente en todo su territorio, escaseando en la Depresión del Ebro.

Arbusto que llega a los 7 metros de altura con ramas jóvenes glabras, hojas lanceoladas y opuestas -hojas que nacen al mismo nivel, una frente a la otra-. Amentos, tanto femeninos como masculinos, opuestos y subsentados. Anteras de color rojizo.

23-Martes.
Prunus persica


Mediado el mes de marzo amplias extensiones de Aragón se cubren con un manto de color rosado, el melocotonero está en flor. Especie originaria de China donde se cultiva desde hace más de 3.000 años, pasando después a Persia desde donde Alejandro Magno lo llevó a Grecia durante el siglo IV a.C., extendiéndose en la Edad Media su cultivo en toda Europa.

Los antiguos ya denominaban Persica al melocotonero. Cultivado como frutal y raramente se asilvestra - se dice de la planta que vive en estado silvestre pero que procede de ejemplares cultivados-, hoy en día se encuentra distribuido por todas las zonas templadas de la Tierra, al igual que en España.

Árbol que no soporta las heladas tardías, de hasta 8 metros, caducifolias con hojas oblongo-lanceoladas, cuneadas en la base. Grandes flores solitarias con pétalos denticulados, de un rosa fuerte. Fruto subgloboso, peloso y muy carnoso. Especie que presenta una gran variabilidad en sus frutos y así, además de llamar melocotonero al árbol y melocotón a su fruto, se denominan en Aragón duraznos a los de carne amarilla y maduración temprana, los de carne blanda y forma plana se llaman paraguayos, a los de piel lisa se las llama pavías o nectarinas y en el Bajo Aragón los prescos son los de color blanco y maduración temprana.

24-Miércoles.
Viola suavis


Esta violeta es de floración temprana, si paseamos entre quejigos en estas fechas podemos ver en el suelo como sus pétalos azules contrastan con las hojas marcescentes – hojas de árboles y arbusto que tras el cambio de color en otoño permanecen todo el invierno en el árbol hasta que son reemplazadas por la salida de las nuevas- de los robles. Su nombre científico Viola suavis, del latín Viola=nombre dado a las violetas y suavis=suave, dulce, por el olor que desprende. Comúnmente a todas las de su género se les denomina como violeta.

De corta talla, hasta veinte centímetros, crece sobre sustratos calizos recorridos por el ganado y suelo fresco, en las orlas forestales de carrascas o quejigos, choperas, orillas de prados de siega o pastos.

Sube hasta los 1.800 metros de altitud esta especie plurirregional, repartida por Asia, África y Europa. En Aragón, aunque escasa, está presente en los Pirineos y Sistema Ibérico, siendo rara en la Depresión del Ebro.

Hojas agudas, con anchura máxima en el tercio inferior y borde finamente crenado -normalmente se refiere a la orla de festones, ondas o puntas más o menos romas que conforman el margen del limbo-. Estípulas verdosas lanceoladas y con fimbrias desiguales. Pétalos de color azul y con una mancha basal blanca.

25-Jueves.
Carex halleriana


No solo podemos encontrar plantas con flores en nuestros paseos, también existen otras muchas que aparentemente carecen de este sistema de reproducción. Si nos fijamos bien entre los matorrales y pastos mediterráneos veremos como unas cintas verdes de las que asoman en su punta como unos hilos amarillentos. Se trata de una ciperácea, Carex halleriana. Las flores de este género están muy reducidas, carecen de envoltura –pétalos y sépalos- y son polinizadas por el viento.


El nombre específico según Robertson (1979) estaría relacionado con el griego karcharos=agudo, cortante y keiro=esquilar, cortar, rapar – por la naturaleza cortante del margen foliar y nervio medio, por el envés, de algunas especies. El específico está referido al naturalista y médico suizo, profesor de botánica, Albrecht von Haller.

Crece entre los 120 y 2.450 metros de altitud en los matorrales de carrascal o en los de su sustitución o del pino, y en pastos mediterráneos, sobre sustratos calizos. Especie mediterránea, está repartida por el sur y centro de Europa, llegando al oeste de Asia y norte de África. En Aragón está ampliamente repartida por todo su territorio, más abundante en la zona oriental y escaseando hacia el noroeste donde busca las zonas abrigadas y soleadas. En las zonas más frías es sustituido por otra especie muy similar, C. humilis, menos friolera.

Planta cespitosa de hasta cuarenta centímetros de altura. Tallos trígonos, escábridos. Hojas planas, rígidas y ásperas en el borde y en el haz. Espigas -inflorescencia densa y alargada, a menudo puntiaguda, con las flores sentadas- masculinas solitarias y fusiformes, las femeninas ovoides agrupadas bajo la masculina. Frutos en utrículos –fruto monocárpico, seco y dehiscente-, suberectos o patentes, trígonos y escariosos en el ápice.

26-Viernes.
Prunus espinosa


Entre matorrales de bojes, carrascal o quejigal, y orlas de campos abandonados florecen los arañones, artos, endirnos o arañones negros, y nombre científico Prunus spinosa. El específico está muy bien referido, ya que toda la mata está llena de espinas.

Indiferente al sustrato, parece preferir los sustratos básicos creciendo en todo tipo de suelos incluso en margas y yesos, aunque no parece soportar los suelos salobres. Con un amplio rango altitudinal, la encontramos desde los 200 a los 1.730 metros. Especie lateeurosiberiana, está presente en el norte de África y casi toda Europa. En Aragón es común en el Pirineo y Sistema Ibérico y escasea en la Depresión del Ebro.

Arbusto frondoso, caducifolio y enmarañado, -arto en Aragón- de entre 2 a 3 metros de altura. Hojas obovadas y margen crenado, con el haz pubescente -provisto de pelo suave y fino- y el envés más pálido. Flores solitarias, agrupadas en fascículos con los pétalos blancos. Los frutos son las endrinas, drupas de color azul obscuro, que se utilizan para la fabricación del pacharán mediante su maceración en anís.

27-Sábado.
Pulsatilla rubra


En Aragón únicamente se conocía esta especie en algunos puntos muy concretos del del entorno de la Sierra de Albarracín y Montes Universales, y la localidad de Utrillas. José Vicente Ferrández conocía su existencia en el Montsec catalán, y tras muchos días de búsqueda consiguió localizarla en la vecina Sierra de Mongay en Abril de 2.006 lo que representa la única cita en la provincia de Huesca. Posteriormente Pedro María Uribe-Echebarría localizó en 2.007 la presencia de la Flor del viento en la Sierra del Tablado, en la zona meridional del Moncayo.

El nombre genérico de esta ranunculácea proviene del italiano pulsatilla, por las prolongaciones plumosas de los aquenios que se agitan a la menor brisa y el específico al color que toman sus flores.

Habitualmente aparece en sustratos silíceos, en pastos secos, claros de matorral y orlas forestales, en terrenos pedregosos y ambientes de media montaña. Las localizadas en la provincia de Huesca viven en suelo decalcificado en la comunidad del brezo de escobas, Erica scoparia, a unos 900 m de altitud. Especie submediterránea, se trata de un endemismo del suroeste de Europa –noroeste de España y centro y sur de Francia-.

Planta vilosa –con pelos largos- de pequeña talla, hasta veinte centímetros de altura. Hojas basales no persistentes con divisiones últimas muy numerosas. Brácteas -pequeños órganos foliáceos o escamiformes que se hallan en la axila de la flor y que a veces son más atractivas, por sus colores y formas, que la flor misma- sésiles muy diferentes de las hojas. Grandes flores solitarias sobre pedicelo erecto, de color violeta rojizo.

28-Domingo.
Pinus halepensis


El pino característico del la zona mediterránea es el pino carrasco, Pinus halepensis. Muy utilizado en repoblaciones forestales, su madera se ha utilizado para la fabricación de muebles y ocasionalmente en la construcción. El género ya se denominaba Pinus en la antigüedad, y el nombre específico está referido a la ciudad siria de Alepo. Popularmente tiene, además de pino carrasco, numerosas denominaciones: pino blanco, albar, pinarro o pino rebordenco en el Pirineo aragonés.

Árbol de entre 15 y 25 metros de altura, con unas delgadas ramillas de color ceniciento. Hojas aciculares, flexibles, envainadas por parejas y color verde claro. Estróbilos o piñas -tipo de fructificación de los pinos y otras muchas coníferas, en el que sobre un eje vertical van insertas helicoidalmente las escamas que amparan las semillas- revueltas sobre su pedúnculo.

Coloniza todo tipo de sustratos calcáreos, incluso yesos. Tolera suelos esqueléticos, muy secos, poco permeables y erosionados. Es el más termófilo de su género, ocupa las zonas bajas, no muy elevadas –sube hasta los 1.000 metros de altitud-, donde busca exposiciones protegidas. Especie estenomediterránea – esteno, límites estrechos, en sentido estricto-, se distribuye por la región mediterránea y el centro y oeste de Portugal. En Aragón es común en la Depresión del Ebro, frecuente en el Sistema Ibérico, escaseando en el Prepirineo y Somontanos.


29-Lunes.
Thymelaea tinctoria


Entre romeros y aliagas ha florecido desde enero esta especie friolera, la bufalaga o pino rastrero, como se la denomina popularmente. Thymelaea tinctoria subsp. tinctoria, pues existe otra subespecie –nivalis- que todavía espera en zonas altas a que se funda la nieve.

El género Thymelaea, según Plinio y en el Dioscórides, era el nombre dado al torvisco –Daphne gnidium-, Miller aplica este nombre al genérico, incluyendo también al torvisco. El específico proviene del latín tinctorius=tintóreo, que sirve para teñir. Existen varias plantas a las que se llama de esta manera por sus aplicaciones para teñir - Genista tinctoria, Isatis tinctoria, Alkanna tinctoria, Rubia tinctorum, etc...-


Especie endémica europea, en España se encuentra en el valle del Ebro, Levante y Cataluña. En Aragón es frecuente en la zona más templada de la Depresión del Ebro, escasea al subir hasta los 1.200 metros en el Prepirineo y Sistema Ibérico.

Arbusto leñoso, dioico y perenne -plantas que viven más de dos años, a menudo leñosas y que florecen cada año. La mayoría de las plantas alpinas y subalpinas se encuentran dentro de esta categoría-. Tallos de color rojizo a grisáceo, con unas visibles cicatrices foliares de años anteriores. Las numerosas hojas nacen en la parte superior de las ramas, lanceoladas y redondeadas en el ápice, de color glauco y carnosas. Las flores son axilares, sobre un corto pedúnculo peloso, tubulares y con una corola de color amarillo.


30-Martes.
Lithospermum arvense


En los campos de labor –de ahí su nombre específico-, cunetas, majadas y sesteaderos del ganado, indiferente al sustrato siempre que esté alterado encontramos estas pequeñas plantas. El género hace referencia a la dureza de sus semilla, del griego lithos=pieda y spermum=semilla.

Sube bastante hasta unos 2.200 metros de altitud, especie plurirregional está ampliamente extendida por todo Aragón, al igual que en la Península Ibérica, escaseando en Galicia y norte de Portugal.

Planta de la familia de las boragináceas –como las borrajas-, erecta, unicaule –con un único tallo-. Hojas lanceoladas, sentadas y pubescentes. Inflorescencia en laxa cima terminal, con flor tubular y corola blanca o amarillenta.






31-Miércoles.
Genista scorpius


Para finalizar el mes, un arbusto muy poco amigable, sus largas y duras espinas marcan su presencia, “por aquí no pasas” parecen decir La aliaga tiene por nombre científico Genista scorpius, el genérico proviene del latín Genista=nombre dado a varias genisteas, como la retama de los tintoreros –Genista tinctoria-, y el específico de scorpios=el escorpión, por la semejanza que tienen sus espinas arqueadas con la cola de un escorpión.

Sobre sustratos básicos, forma aliagares que pueden llegar a ser muy densos en laderas calizas o margosas y terrenos secos, en ambiente de carrascal, quejigal o pinar. En las zonas incendiadas prepara el terreno para el pinar.

Especie mediterránea, se extiende por Marruecos, sur de Francia y la Península Ibérica. En Aragón es frecuente en todo su territorio excepto en la alta montaña, ya que solo sube hasta los 1.700 metros de altitud.

Arbusto de entre cincuenta centímetros y dos metros de altura muy ramificado, provisto de espinas laterales y alternas, muy punzantes. Hojas escasas y enteras, lampiñas por el haz y sedosas por el envés, con dos estipulas -órganos foliáceos, a menudo bastante pequeños, localizados en la base de los pecíolos, en su punto de inserción con el tallo- finas y espinescentes. Flores con una corola amariposada de color amarillo y como la aliaga se trata de una leguminosa, sus frutos son legumbres alargadas, lampiñas y muy comprimidas.

1-4 of 4